Estás usando un navegador obsoleto

Para ver de manera óptima esta web, le recomendamos encarecidamente que utilice cualquiera de los siguientes navegadores: Google Chrome, Mozilla Firefox or Internet Explorer 11. Muchas gracias.

Euskalduna Jauregia – Palacio Euskalduna S.A. es una sociedad foral cuya titularidad corresponde a la Diputación Foral de Bizkaia.

Concebido por sus arquitectos, Federico Soriano y Dolores Palacios, como una nave en permanente construcción que emerge del dique en el que estuvo el Astillero Euskalduna, el Palacio obtuvo el Premio Enric Miralles 2001 en la VI Bienal de la Arquitectura Española.

Constituye un gran complejo multifuncional de 58.200 m², ubicado en el centro de Bilbao y muy cerca del aeropuerto internacional.

Acoge numerosas actividades de naturaleza económico-empresarial, académica, política, institucional, social y cultural. En él se desarrolla la Temporada de Opera de la ABAO, una de las más importantes y prestigiosas del Estado y de Europa, y tiene también su sede la Bilbao Orkestra Sinfonikoa (BOS), magnífica institución musical, fundada en 1920, que dio su primer concierto en 1922.

El edificio combina los espacios dedicados a las actividades de reunión y espectáculos (Auditorium, salas de congresos y reuniones, salas de juntas, despachos, foyers y un espléndido Hall de Exposiciones) con las áreas de servicio, destinadas a almacenes, vestuarios, camerinos, salas de ensayos etc.

Visitas guiadas
Información y reservas
Le interesa
Catálogo "El Palacio Euskalduna"
Vídeo corporativo
Síguenos en Vimeo

Ampliación: Euskalduna crece

Estamos preparados para dar respuesta a todas sus necesidades

La superficie que acoge el nuevo espacio, se extiende por la vertiente Este del edificio. Su estructura dota a la zona de una nueva imagen urbana y aprovecha las grandes posibilidades que ofrece en cuanto a accesos peatonales y de vehículos de carga. Sin duda alguna, es un lugar de gran conectividad.

La traza exterior del área construida no modifica la estampa general de una de las fachadas más paradigmáticas y reconocidas del edificio original: El alzado hacia la ría y el estanque. Queda habilitado un espacio muy claro y diáfano; una gran superficie de 2.200 m² que converge directamente con el anterior Hall de Exposiciones, totalizando una extensión expositiva de 4.200 m².

El nuevo espacio se abre bajo una gran cubierta metálica y puede albergar salas de reuniones de diferentes formatos, compartimentadas mediante un sistema de paneles móviles motorizados. Se ofrecen diversas alternativas que pueden incluir desde una única sala, apta para acoger a un máximo de 435 personas, a dos salas menores, de 285 y 132 personas de capacidad cada una.

El tipo de paneles y su tratamiento interior garantiza el funcionamiento de la actividad en condiciones acústicas y de aislamiento idóneas. Cuenta con las necesarias infraestructuras de proyección, audio y traducción.

Una nueva entrada habilita el mejor acceso, cómodo y rápido, al área de congresos. Su imagen exterior armoniza perfectamente con los otros dos accesos principales al Palacio y conecta con la Avda. Abandoibarra a través de unas escaleras mecánicas y un ascensor, utilizable desde el parking, al que se puede acceder fácilmente.

Dispone, además, de dos áreas de acreditación con guardarropía que optimizan la capacidad de este servicio y nuevos aseos para atender mejor a los usuarios.

Las plantas de sótano han sido reordenadas y acondicionadas para acoger diversos puntos de almacenamiento y servicio para el catering. Un montacargas comunica los almacenes y obradores con el Hall de Exposiciones.

Cabe destacar la posibilidad de acceso de vehículos al área de exposiciones.

El nuevo gran espacio central abierto, ofrece una imagen limpia e industrial.

La cubierta metálica tiene considerables dimensiones. Presenta perfiles de variado carácter y aspecto y actúa como protagonista formal destacado del sitio.

El suelo, de granito, completa la debida prolongación con el Hall original.

Acero y vidrio, soportes y muros de hormigón, granito y materiales de contundencia directa que no ocultan su textura ni su potencia, son los elementos esenciales.

La visibilidad que ofrece la cubierta, en toda su extensión, es una cuestión de importancia relevante. Se ha adoptado una solución que transmite claridad hacia el espacio inferior, con un sistema de lucernarios en forma de crestas o “V” invertidas, similares a los denominados dientes de sierra, pero de tamaño reducido.

La yuxtaposición de estas piezas da lugar a un paisaje irregular y vibrante que se ha convertido en un elemento formal de gran atractivo.

Visita virtual

Click para habilitar la navegación Desactivar navegación

Arte en el Palacio Euskalduna

Uso de cookies

Este sitio WEB utiliza cookies cuando un usuario/a navega por sus sitios y páginas. Las cookies utilizadas por el sitio WEB son ficheros enviados a un navegador por medio de un servidor WEB para registrar las actividades de las/los usuarios en el sitio WEB y permitirle una navegación más fluida y personalizada. Leer más

Aceptar